FIRMA DE LIBROS

FIRMA DE LIBROS

DRAGONES

DRAGONES
Dragón en un vaso maya

jueves, 30 de abril de 2009

EL AUGE DE LO RELIGIOSO

En arqueología, exactamente igual que en otras muchas ramas de la ciencia o de la filosofía, hay modas. Cuando yo empecé a investigar a los antiguos mayas, allá por el remoto año de 1970, la preocupación general era la escritura jeroglífica, seguida por los problemas de ecología cultural (agricultura antigua, medio ambiente y paleoclimas, capacidad de mantenimiento del medio, producción de la tierra, intensificación de la producción etc). Poco después, y siguiendo una tradición ya vieja y nunca abandonada, se discutió mucho sobre urbanismo, si la ciudad maya era de verdad una ciudad o sólo un centro ceremonial. Más tarde invadió las publicaciones especializadas la fiebre de: ¿cuál era el sistema político de los antiguos mayas y qué clase de entidades territoriales gobernaban los ahauob? Se llegaron a comparar los "estados" mayas con los dominios kmer de Camboya, con las ciudades-estado helénicas, con los feudos medievales, con los países clánicos africanos, se habló de estados segmentarios, estados cónicos, estados secundarios, estados hegemónicos y hasta de superestados. Se buscaban modelos en la antropología o la sociología mundiales, en Asia, en África, donde fuera. Pero aquella gripe también pasó, y ahora, al parecer, le ha tocado el turno a la religión. En brazos de los avances epigráficos, y ante el hecho de que muchos arqueólogos mayores se cambian a la iconografía porque ya se hace muy duro el campo -y no digamos las infinitas y a menudo surrealistas gestiones burocráticas que necesita todo proyecto en América Latina-, el caso es que hay un auge creciente de la espiritualidad. Cuando yo publiqué mi primer libro sobre religión maya (en Alianza Editorial en los ochenta), sólo Thompson había escrito uno en ese estilo. Ahora los estudios y publicaciones se cuentan por docenas, y las mesas redondas y congresos, y se oye que los estudiosos se reparten el panteón para su estudio, tal persona está con Kawil, tal otra con Itzamná, tal otra ha terminado Chaak. ¡Magnífico! creo yo, este florecimiento ayudará, qué duda cabe, a un mejor acercamiento al alma de aquella fascinante civilización de la selva.

1 comentario:

Vinas-Turalyon dijo...

Buenos días, referente al tema que ha expuesto, ¿qué opinión tiene usted sobre el debate existente entre la corriente que afirma que sólo podemos hablar de dioses mayas, de facto, a partir del posclásico y no durante el clásico?.

Gracias y enhorabuena por su trabajo y su blog.